Buscar en este blog

martes, 3 de abril de 2018

Diario de viaje 3: ¿Como decirle que no a un asado?

Cuando bajé de la habitación de la Posada para cenar, no me imaginaba 2 cosas:
Que pudiera dolerme tanto el cuerpo por pedalear, Y lo mas importante...

Que iba a disfrutar tanto una milanesa a la Napolitana con fritas. Y si a eso le sumas una gaseosa, Bingo papá!!

Las endorfinas estaban de fiesta y yo recuperándome de a poco....

Un momento Homero, te olvidaste  de contar como llegaste a una Posada...

Resulta que Diego (mi amigo) organizaba una carrera de calle y uno de los auspiciantes era la Posada "El Mendocino" llamativo nombre si me
pongo a pensar que mi destino en esta primera etapa era Mendoza (el pibe le buscaba relación a todo)
La cuestión es que gracias a Dieguito, este peregrino rodante pudo alojarse unos días de primera, con un rico desayuno y todo lo que este cuerpito precisaba.

Al otro día me fuí a tomar mates y a almorzar con mi amigo y su familia y luego de ponernos al día y disfrutar de las pastas de Lore (su mujer) me fui a la La laguna de Gomez, por recomendación de ambos.
Y es así que a tan solo 10 km del centro de Junín me encontré con un lugar en donde la tranquilidad y el sonido de los pájaros iban a contribuir a que me perdiera mirando el agua y que con solo apoyar la palma de la mano en el pasto sentirme parte del paisaje, todo esto mientras dejaba que la suave brisa me diera una caricia de bienvenida en la mejilla.


Volví pedaleando a la Posada como si volviera de un Spa o algo así (cuanto me falta por recorrer y ya siento que hasta acá  todo valió  la pena, pensé)

Entré en la habitación y después de una ducha me puse a disfrutar de un vino, salamín casero, queso y pan. Mientras buscaba un partido de fútbol en la tele ( es muy difícil no hacerlo cuando tenés televisión al lado de tu cama) encontré una entrevista en la TV al filosofo Argentino Dario Sztajnszrajber en donde decía que "La libertad no es un lugar de llegada, sino una acción permanente" y ahí me quede escuchando y pensando lo atinado de encontrar esta entrevista en este momento de mi vida (si te gusta la filosofía te recomiendo el programa Mentira la Verdad de este mismo filosofo que para mi es un crack y lo  podés encontrar fácilmente en Youtube) me dormí pensando...¿ que seria del mundo sin la filosofía? sin esa pregunta incomoda que nos lleva a descubrir y a redescubrirnos constantemente.


La mañana siguiente me encontraba pedaleando rumbo a Lincoln y gracias a la recomendación del Profe Signorini  llegue al Parque Municipal San Martín, en donde armé la carpa, y me quedé dormido debajo de un árbol. Cuando me desperté agarre la bici y me fui a comprar unas frutas y a recorrer el centro, todavía se encontraba el escenario del que una semana antes había sido uno de los eventos mas importantes de la ciudad...el Carnaval de Lincoln,






Al volver adonde estaba acampando pudo ver que en la parrilla que se encontraba al lado de mi carpa, había un flaco haciendo un "señor" fuego, el cual me saludo y a los pocos minutos ya nos encontrábamos hablando de la vida... Clemente era un profe de historia amante del fútbol, los amigos  y el asado)
Quedate a comer con nosotros Rulo, ahora vienen los demás!
Y la que siguió fue una velada con la "Clemenband"divirtiéndome por como se cargaban y se pasaban factura de situaciónes futbolisticas adversas o de algún amorío pasado digno de olvidar, pero que tus amigos siempre te lo recordaran en cada asado lleno de risas.

Me faltarian palabras si tuviera que describir el sabor del tremendo lechón y el vacio  que nos clavamos, si fuera un partido de fútbol a Clemente lo sacaría antes de que termine el partido para que la hinchada lo aplauda de pie.

Lo que había olvidado era que a la mañana siguiente debía levantarme temprano para pedalear hasta Ameghino (unos 90 km) pero imagínate, que después del lechón y los litros de cerveza que tenia mi organismo, estaba mas lleno que un recital del Indio Solari y no iba a ser posible ni subirme a la bici...


Así que tuve que cambiar mis planes y salir por la tarde.

Mi nuevo destino se encontraba a unos 60 km y estaba esperándome...








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en elrulorodante.com.ar